Profesional Cocinas y Baños marzo 2021

nº 79-
PUBLICIDAD CURT EDICIONES CURT EDICIONES

LA RESPONSABILIDAD ES DE TODOS

Con esto de la pandemia crece la preocupación social por el deterioro del Planeta, las catástrofes derivadas del cambio climático y el consumo indiscriminado y depredador que caracteriza el estilo de vida actual. Lo curioso del tema es que esta inquietud casi nunca se traduce en responsabilidad, porque solo unos pocos parecen ser conscientes del papel que cada uno de nosotros jugamos en este proceso destructivo.
Los grandes temas como la contaminación, la sequía o el exceso de residuos parecen asuntos y cuestiones que competen exclusivamente a gobiernos, a empresas y a las instituciones altruistas, pero en ningún caso a los individuos. Sin embargo, la mayoría de nuestras acciones y decisiones tienen un coste ecológico cuantificable; y el total de todo ellos es el que marca el impacto final de nuestro comportamiento sobre la Naturaleza.
Cada vez que elegimos productos elaborados con materias primas cuyo proceso de extracción o transformación es altamente contaminante, maderas que no proceden del selvicultivo o artículos que, una vez utilizados, no admitan o contemplen un posterior reciclado estamos participando activamente en este deterioro. Cada vez que optamos por ropa, mobiliario, aparatos electrónicos de usar y tirar o compramos más alimentos de los necesarios y envasados en materiales no biodegradables estamos descuidando nuestra responsabilidad personal con el medioambiente.
No se trata de volver al pasado, ni de renunciar a todo lo que las nuevas tecnologías y diseños pueden ofrecernos en materia de confort, estética y calidad de vida. Consumo y ecología pueden y deben ir de la mano, siempre que se trate de un consumo sostenible y considerado.
Se trata de ocuparse en vez de solo preocuparse o culpabilizar al resto; de aportar nuestro granito de arena al cambio de actitudes y costumbres. En este sentido, el mercado nos lo pone cada vez más fácil con materiales que resisten casi todo y pueden durar mucho más tiempo, sistemas de reciclado doméstico prácticos y fáciles de integrar, electrodomésticos de máxima eficacia energética, pavimentos y revestimientos libres de sustancias tóxicas, además de griferías e inodoros que limitan el consumo de agua sin escatimar prestaciones. Todo para que responsabilizarse del problema y convertirse en parte de la solución sea una tarea agradable y al alcance de cualquiera.